Seremi de Salud llamó a proteger la salud mental de los niños por polémico personaje mono

0
Compartir

La Secretaría Regional de Salud, recordó que los niños y niñas, tienen derecho a vivir en un entorno seguro y crecer protegidos, para preservar su bienestar físico y psicológico. En esa línea, llamó a educar en la confianza y acompañar a los menores, evitando de este modo las consecuencias de una exposición a contenidos peligrosos, en las actuales plataformas tecnológicas de Internet.
Como padres, madres o adultos responsables, lo ideal es generar una relación de confianza para poder conocer las situaciones a los que están expuestos los menores mientras ven alguna pantalla. La idea es preguntarles qué ven, cómo lo entienden y qué les produce, para protegerlos de sitios que amenacen su salud mental y su vida.
Se debe enseñar a los niños y niñas que cuando sientan miedo al ver una imagen o recibir un mensaje, deben acudir con sus padres, y dejar de ver o apagar el Tablet, celular o TV. Especial llamado es a no castigar ni reprender a los menores, porque dificulta la confianza necesaria para abordar situaciones de miedo.
Específicamente, respecto del personaje Momo, se trata además de desmentir las ideas falsas que transmite. Los padres y madres deben clarificar mentiras como que el personaje aparecerá para llevárselos. Es importante, porque los niños tienden a agrandar la situación, generando y contagiando el miedo entre sus pares en el colegio.
Una de las maneras de prevenir de manera temprana conductas depresivas o suicidas en niños, niñas y adolescentes, es el desarrollo del apego y lazos de confianza desde la edad temprana, señaló Loreto Guzmán, encargada del programa de Salud Mental y Adolescente de la SEREMI de Salud, quien reforzó que “con la finalidad de prevenir desde la infancia temprana todo lo que tiene que ver con salud mental y generando vínculos cercanos, cosa de que los niños y niñas se atrevan a contarle a los papás lo que están viendo o escuchando. La responsabilidad del adulto con el apego durante la infancia temprana y durante la adolescencia, es fundamental, para este tipo de creaciones, y para todo lo que está afectando en estos tiempos a los niños y adolescentes, como el cyberbulling y desafíos como la llamada ballena azul que circuló también en internet”.
En nuestro país, la población adolescente representa el 60% del total de las muertes por suicidio y la prevalencia de trastornos depresivos, alcanza a un 6,1% de la población joven hasta los 18 años de edad. A nivel regional, durante el año 2019 se han verificado 104 intentos suicidas y 35 de ellos correspondió a jóvenes entre 15 a 24 años. En lo que va del año en curso, 5 personas han consumado el suicidio y uno de ellos fue un menor de 17 años.