Nutricionista USS prevé aumento exponencial de personas con sobrepeso

Compartir

Menor gasto energético diario, adquisición de alimentos de mayor poder de saciedad y bajo aporte nutritivo, menos opciones de disponibilidad alimentaria, consumo de alimentos fuera de horario de comidas, son algunos de los factores que -como indica Pamela Fehrmann, directora de Nutrición y Dietética USS Valdivia-, están incidiendo en el aumento de peso corporal de las personas.

“Antes de la pandemia nuestro perfil epidemiológico era bastante complejo. La Encuesta Nacional de Salud (ENS 2016-2017) mostró que un 74,2 % de la población presenta malnutrición por exceso y 86,7% es sedentaria. Ahora, entre los hábitos más significativo que se han modificado desde el comienzo de la crisis sanitaria está la diminución de la actividad física y los patrones alimentarios, causando un aumento exponencial”, precisa.

Así todo, Fehrmann subraya que, “esto se puede revertir con adecuada asesoría profesional, paciencia e idealmente con apoyo de toda la familia. Debemos considerar en primera instancia en qué etapa de cambio nos encontramos, saber y reconocer si queremos dar inicio a un cambio en nuestros hábitos alimentarios”.

“Preferentemente, se tiene que acudir donde un profesional Nutricionista, quien realizará un plan alimentario según las necesidades, determinado por la evaluación nutricional, cálculo de requerimientos, y una planificación alimentaria”, sostiene.

“No obstante, como recomendación general se debe iniciar cambios respecto a los horarios de alimentación, considerar cuatro comidas en el día, con intervalos de tiempo de tres a cuatro horas, reducir el tamaño de las porciones de aquellos alimentos más calóricos, evitar la ingesta de alimentos entre comidas o los típicos snacks o colaciones cuando no son necesarios”, dice.

“Asimismo, aumentar el consumo de verduras, ya sea en preparaciones frías o calientes, y lo mismo en cuanto a la ingesta de frutas; si es posible tres porciones en el día. Evitar la ingesta de alimentos altos en grasas, y aquellos preparados en base a frituras, los alimentos altos en azúcar, reduciendo la ingesta de sodio y aumentando la de agua, idealmente 6 u 8 vasos al día”, remarca la Nutricionista.

A lo que finaliza: “Se debe disponer al menos de 20 a 30 minutos para comer y planificar que la última comida o ingesta sea unas dos horas antes de dormir. Por supuesto, es importante realizar actividad física dentro del mismo hogar y buscar alternativas que permitan distraer nuestra mente y disminuir en algo la ansiedad”.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)