Casa de la Cultura en Mariquina define junto a la comunidad su futuro

0
Compartir

El municipio de Mariquina, a través de su Unidad de Cultura y Patrimonio, realizó una jornada de diálogos, con representantes de comunidades indígenas, adultos mayores y gestores culturales de la comuna, donde entregaron su opinión respecto al destino de la Casa de la Cultura perteneciente a Mariquina. La actividad inició con un Trawün, después se dio paso a una mateada y finalizó con un cabildo cultural.

Al respecto, Rolando Mitre, alcalde de Mariquina, comentó que “estas son oportunidades que buscan generar un espacio de diálogo y participación para elaborar el Plan de Gestión de la Casa de la Cultura, es decir queremos que nuestras vecinas y vecinos sean parte del futuro de este inmueble, en cuanto a su uso en mediano y largo plazo. Es imprescindible la opinión y participación de nuestra comunidad, con ello definimos y proyectamos este espacio cultural a través de diversas dinámicas de trabajo, nosotros queremos que todos participen de las decisiones que se tome finalmente con esta casona.”

Por su parte, Karin Müller, encargada de la Unidad de Cultura y Patrimonio, manifestó que “agradecer y felicitar la participación de la comunidad en estas actividades, puesto que, en Mariquina siempre hay una buena convocatoria de gente debido al gran interés que se genera para participar de diálogos o jornadas de índole cultural, y eso es valorable ya que este tipo de iniciativas son difíciles de convocar.”

En este sentido, Renate Shauenburg, gestora cultural de la comuna de Mariquina, dijo que “ojalá aquí se pudiera instalar el museo que ya estuvo una vez en San José, en esta Casa de la Cultura –ex biblioteca municipal que se quemó-, donde participé mucho de la elaboración y formación de esto. Encuentro que esta actividad estuvo bien dirigida, las preguntas buenas, yo creo que se va a llegar a una buena conclusión para el uso de este inmueble.”

Finalmente, se está invirtiendo 6 millones y medio en este plan de gestión para el uso de la Casa de Cultura durará por un período de tres meses, el cual permitirá diseñar, mediante las opiniones de la comunidad, que se desea para este inmueble patrimonial.